CLOUD COMPUTING

Reducir Costos. Mejorar la prestación de Servicios:

El papel de las tecnologías de la información cambia rápidamente y actualmente forma una capa invisible que se infiltra poco a poco en todos los aspectos de nuestra vida. Redes eléctricas, control de tráfico, atención médica, suministro de agua, alimentación y energía, además de la mayor parte de las transacciones financieras mundiales, dependen hoy en día de las tecnologías de la información. En 1984 había 1.000 dispositivos conectados a Internet; en 2015 serán 15.000 millones, sometiendo a los sistemas de IT de todo el mundo a exigencias sin precedentes.

Dos modelos de computación continúan dominando las tecnologías de la información: el modelo de ordenador central, de eficacia largamente demostrada, y el más reciente modelo de servidor-cliente. En este contexto aparece un nuevo modelo de ofrecer servicios de IT: Cloud Computing, creado para responder al explosivo aumento del número de dispositivos conectados a Internet y complementar la presencia cada vez mayor de la tecnología en nuestras vidas y empresas.

El modelo de Cloud Computing se centra en el usuario y ofrece un modo de adquisición y suministro de servicios muy efectivo. El Cloud Computing se define y caracteriza por su escalabilidad elástica, por una excepcional experiencia de usuario, y por definir un nuevo modelo económico basado en una nueva forma de consumir servicios.

Se puede concebir Cloud Computing como un modelo de aprovisionamiento rápido de recursos IT que potencia la prestación de servicios IT y servicios de negocio, facilitando la operativa del usuario final y del prestador del servicio. Además todo ello se realiza de manera fiable y segura, con una escalabilidad elástica que es capaz de atender fuertes cambios en la demanda no previsibles a priori, sin que esto suponga apenas un incremento en los costos de gestión.

Para conseguir disfrutar de estas ventajas, cualquier entidad – incluso particulares – pueden optar por el uso de lo que se denominan “clouds públicos”; es decir, hacer uso de servicios que ofrecen otras entidades a través de sus propios entornos de Cloud Computing: soluciones de mensajería y colaboración, entornos de desarrollo de aplicaciones, infraestructura bajo demanda, etc.

Y aquellas organizaciones que dispongan actualmente de una infraestructura IT pueden sopesar el hacer evolucionar su instalación hacia el modelo de Cloud Computing – lo que se denomina “cloud privado” – para conseguir una infraestructura dinámica que ayude a mejorar el servicio, reducir costos y controlar los riesgos.

Vía: IBM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s